Quiropraxia Inka
Quiropraxia Inka

Rodillas

 

 

 

Los problemas en las rodillas y articulaciones constituyen una de las principales causas de consulta médica, pueden limitar seriamente la capacidad funcional de quien los padece, por el dolor y la incapacidad de movimiento.

Gracias a las rodillas el cuerpo puede alzarse, caminar, correr, agacharse, saltar o girarse. Se trata de una articulación muy compleja, cuyos problemas mecánicos puede estar provocados por diversas causas: desde un golpe o movimiento brusco, que puede causar un esguince o torcedura, hasta la edad, la obesidad, algunas enfermedades reumáticas, usar un calzado inapropiado o la práctica de algunos deportes, como el fútbol o el esquí.

A la hora de hacer deporte, hay que evitar correr de una manera demasiado intensa sin la preparación física adecuada, ya que puede dañar seriamente nuestras rodillas, y lanzarse a recorrer largas distancias sin llevar a cabo un entrenamiento apropiado, que siempre debe ser gradual y acorde a nuestra condición física.

Entre las lesiones y problemas de rodilla más habituales, se halla el esguince, la distensión o desgarro de músculos o tendones, la tendinitis -un dolor en la parte frontal de la rodilla que empeora al subir y bajar escaleras o cuestas-, las lesiones de menisco, posibles fracturas de hueso y la dislocación de la rótula.

Descuidar las rodillas puede conllevar consecuencias muy negativas y molesta, en Quiropraxia Inka te damos la siguientes recomendaciones:

  • Mantén una dieta equilibrada y rica sobre todo en vitaminas A, C, D, calcio y ácidos grasos Omega-3. Bebe agua en abundancia y rehidrátate tras realizar esfuerzos.
  • Controla tu peso ya  que cada kilo de más ejerce aproximadamente cinco kilos extra de presión sobre la rótula al bajar o subir escaleras, y una pérdida de 5 kg disminuye en un 50% los síntomas asociados a los dolores de rodilla.
  • Realiza ejercicio, pero con precaución y bajo supervisión médica, se puede hacer ejercicio moderado, entre ellos el  más recomendable es nadar, pedalear o caminar. Pero siempre debes realizar un buen calentamiento antes de comenzar, y ejercicios de estiramiento y enfriamiento al acabar. Cuando sea necesario, lleva siempre el equipo de protección adecuado como, para cada actividad y evitar accidentes.
  • Existen una serie de actividades físicas para mantener un buen tono muscular  como la bicicleta -también la estática- o la natación, que te permitirán fortalecer la musculatura, especialmente la parte baja del cuerpo (las rodillas y piernas), sin sobrecargar las articulaciones. Es mejor evitar los deportes con carrera y salto; y en el caso de correr, conviene hacerlo por una superficie lisa y suave como un sendero con césped, en lugar de una superficie dura como el cemento.
  • Al realizar  cualquier deporte, elige un calzado que debe sujetar bien el pie y proporcionar la amortiguación necesaria para la actividad que estás realizando además con los accesorios necesarios. En la vida diaria, mejor no uses un tacón excesivo o suelas demasiado blandas o desgastadas, porque además de dolor y deformidad en los pies, este calzado puede sobrecargar y dañar las rodillas.
  • Las terapias de frío/calor también son muy recomendables para aliviar el dolor y las molestias relacionadas con traumatismos, fracturas, distensiones que afectan a la rodilla.
  • Cuídate también en los desplazamientos largos. Entra y sal del coche con precaución para proteger tus rodillas y, en los viajes largos -también en el camión, tren, avión-, asegúrate de levantarte cada dos horas para mover y estirar las piernas. Y si trabajas sentado, haz descansos cada hora o realiza pequeños movimientos de piernas para prevenir la atrofia muscular.
  • Si comienza a dolerte la rodilla, acude con nosotros cuanto antes, con el fin de prevenir lesiones graves. También antes de realizar deportes de riesgo, sería recomendable que te sometas a un reconocimiento médico para cerciorarte de que tus rodillas se encuentran en óptimo estado.
gallery/logo_detail
Dolor de Rodillas